Para el 31 de octubre de 2017 se presentaron 600 accidentes de trabajo con 2.133 días de incapacidad entre empresas del sector educativo afiliadas a ARL SURA, mientras que, en el mismo periodo de 2018, recibimos 602 reportes de accidentes de trabajo, con 1220 días de incapacidad. Los cortes, golpes y pinchazos, se encuentran entre las principales causas de accidentes en el sector por manejo de herramientas manuales.

Para abordar este riesgo y aportar a la reducción de eventos, debemos verlo desde un escenario complejo y no lineal. Para el ejemplo, utilizaremos los dos tipos de instituciones educativas que más accidentes de esta clase pueden presentar:

  • De salud: medicina, enfermería, bacteriología, veterinaria, entre otros.
  • De ingeniería y metalmecánica.

Además de las lesiones en los tejidos, propias de estos accidentes, hay un riesgo interrelacionado que aumenta la gravedad de las consecuencias: el contacto con material biológico.

La fase lectiva de algunos ciclos de estudio incluye entrenamiento en campo y los estudiantes de medicina y veterinaria pueden exponerse al contacto con sangre, tejidos u otros residuos orgánicos. Estos representan el riesgo de contraer enfermedades como la hepatitis C y B, el VIH o enfermedades zoonóticas, es decir, las propias del contacto con animales.

 

¿Cómo prevenirlos?

Para reducir los riesgos y evitar que ocurran estos accidentes o reducir sus consecuencias, te recomendamos tener en cuenta estos factores claves y la forma en la que diseñas tus procesos para formar a los estudiantes, como una estrategia dentro del Sistema de Gestión de la Salud y Seguridad en el Trabajo (SG-SST), centrado en el desarrollo de saberes y capacidades.

  1. Leer el entorno :

Llegar a contextos con prácticas definidas (obras, fábricas, hospitales, etc.), que no son ni buenas ni malas, pero que posiblemente orientan los comportamientos. Se debe interpretar lo que se ve, generar conclusiones y, a partir de este conocimiento, construir con criterio la forma en que se confrontarán algunas situaciones, sin dejarse permear por comportamientos inseguros que se consideren cotidianos. En su lugar, deben ser agentes de cambio positivo a partir de la educación.

    2. Darle la importancia necesaria al entrenamiento :

El entrenamiento es un eje fundamental de la reducción de tiempos y la optimización de procesos. Pero también es clave para generar bienestar en los trabajadores: si se desarrolla la experticia en una actividad cotidiana es posible reducir los accidentes.

Para que sea efectivo, un entrenamiento debe basarse en tres pilares:

  • La repeticiónpara perfeccionar cada uno de los pasos requeridos y acostumbrarse a hacer la tarea de forma segura.
  • La retroalimentación de un observador activo que detecte los aspectos positivos y los puntos a mejorar.
  • El reconocimientode lo que se está haciendo bien para potenciar las buenas prácticas y de lo que se puede mejorar, sin resaltar el error.
  • Implementar las barreras de protección necesarias:

Contar con los Elementos de Protección Personal (EPP) correspondientes para cada labor e implementar el uso de herramientas seguras, como dispositivos cero agujas, en los cuales los elementos cortopunzantes se retraen y se cubren automáticamente cuando dejan de ser usados, reduciendo el riesgo, por ejemplo, de pinchazos.

 

 

Una cuestión de competitividad

Aunque tradicionalmente se han visto a las enfermedades y los accidentes laborales como una responsabilidad de las Áreas de seguridad y salud en el trabajo es necesario trascender esta visión y empezar a considerarlos como factores que afectan directamente al negocio.

Por ejemplo, una institución educativa que reduzca sus accidentes por unos buenos protocolos de entrenamiento generará bienestar en los estudiantes y los empleados, competitividad en el negocio y sostenibilidad en los procesos. A su vez, esto impactará positivamente en su reputación corporativa y la hará más rentable.

Si se empieza a considerar a la Seguridad y la Salud en el Trabajo como un componente de la estrategia de las instituciones educativas, será más fácil contar con el compromiso gerencial para realizar las inversiones necesarias en equipos, instalaciones y EPP, pues lo que represente menor riesgo es competitivamente mejor.

 

Micrositio de herramientas manuales

Como parte de nuestro repositorio de información virtual, contamos con un sitio web que contiene Herramientas Manuales, un espacio de elementos didácticos y pedagógicos que te serán útiles para evitar este tipo de accidentes.

Allí aprenderás a identificar los peligros, implementar los controles y adoptar buenas prácticas.

Para acceder, ingresa a www.arlsura.com y digita “Herramientas Manuales” en el buscador y haz clic en el botón.

 

Toma las acciones necesarias para evitar los cortes, golpes o pinchazos con las herramientas de trabajo para que tu empresa siga los estándares de competitividad sostenible y bienestar para tus trabajadores.

Fuente:

José Emilio Hernández Pardo

Líder Nacional de Educación para el Cuidado

Consultoría en Gestión del Riesgo

Gestión Administrativa

Autogestión ARL SURA