Las manos

Los tiempos modernos, la sistematización y las nuevas tecnologías que se vienen implementando en las empresas modernas, han generando una serie de cambios en la forma de desarrollar nuestra labor y que nos llevará a tener problemas musculoesqueléticos si no las realizamos en forma precisa y adecuada.

Una parte de nuestro cuerpo que requiere especial atención es la mano, la cual esta constituida por una compleja y delicada red de huesos, tendones, nervios y vasos sanguíneos que pueden dar origen a molestias dolorosas para aquellas personas que trabajan con ellas, de manera repetitiva y en POSICIONES INDEBIDAS.

Sensación de corrientazos, hormigueo, "entumecimiento", dolor en los dedos de las manos inclusive extendiéndose hasta el cuello, disminución de las sensaciones en los dedos pulgar e índice, o en casos muy severos, con la pérdida de la capacidad para sostener las cosas, son manifestaciones relacionadas con este tipo de posiciones indebidas.

Algunos trabajadores que manejan equipos que vibran o son conductores de camiones, secretarias, dibujantes, y todas aquellas personas que utilizan máquinas de escribir o computadores, pueden llegar a presentar las molestias antes mencionadas, cuando realizan su labor de una forma INCORRECTA y existe la susceptibilidad para desarrollarlas o presentan alguna otra enfermedad que puede llegar a condicionar las molestias.

Es importante recordar que existen ciertas actividades NO RELACIONADAS CON EL TRABAJO y que realizamos diariamente tales como la costura, la jardinería, el juego de bolos y aún el uso del mismo computador para asuntos no laborales, que pudieran ser la verdadera causa del problema.

Prevenga estas molestias poniendo en práctica las siguientes recomendaciones:

  • Cuando esté tecleando la muñeca debe estar recta o ligeramente flexionada. Utilice el apoya teclado.
  • Coloque el teclado ligeramente inclinado más o menos a 15 grados del plano horizontal.
  • Coloque el mouse cerca del tronco para así disminuir el esfuerzo de estiramiento del brazo.
  • Realice pausas o periodos cortos de descanso, realice ejercicios de relajamieto de los músculos de la columna y de los brazos.