Nuestro corazón es un órgano vital para el desarrollo de todas nuestras funciones. Gracias a él obtenemos el oxígeno necesario para el funcionamiento adecuado de todos nuestros órganos: cerebro, órganos de los sentidos, pulmones, riñones, aparato digestivo, sistema muscular y reproductivo.

El corazón funciona gracias al oxígeno que le llega a través de las arterias coronarias; las cuales, por hábitos inadecuados, se estrechan cerrándose completamente, ocasionando así las enfermedades cardiacas, un ataque cardiaco o incluso la muerte.

FACTORES DE RIESGO ASOCIADOS
Son aquellos que aumentan la probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Se clasifican en dos grupos:

  • Factores de Riesgo NO Modificables.
  • Factores de Riesgo Modificables.


Factores de Riesgo No Modificables
Son inherentes a las personas y por ello son INMODIFICABLES.
Hay mayor probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares en personas con las siguientes características:

  • Edad: hombres mayores de 45 años y mujeres mayores de 55 años.
  • Sexo: generalmente es más frecuente en hombres.
  • Raza: más frecuente en la raza negra.
  • Antecedentes familiares: parientes en primer grado (especialmente antecedentes de enfermedades cardiacas) .

Factores de Riesgo Modificables
Son personas propensas a sufrir afecciones cardíacas aquellas que:

  • Tienen el hábito de fumar: Ésta aumenta el trabajo del corazón, disminuye circulación y aumenta la presión arterial.
  • Se alimentan con una dieta rica en grasa de origen animal, harinas y sal.
  • Sufren de obesidad.
  • Son sedentarias
  • Sufren de diabetes: enfermedad crónica debida al mal metabolismo de los azúcares.
  • No manejan el estrés: un ritmo de vida acelerado y los estilos de vida poco saludables generan tensión emocional que repercute en el funcionamiento de los diferentes órganos.
  • Presentan tensión arterial alta.

 

Gestión Administrativa

Autogestión ARL SURA