Joaquín Duque
Ingeniero mecánico. Magister en ergonomía

 

 

 

 

 

Conocer su cuerpo

Todos los clips anteriores referentes al puesto de trabajo solo buscan que al utilizar el cuerpo, usted no adopte posturas o realice gestos que generen cargas que deterioren los tejidos y por consiguiente generen daños.

Recuerde que el sistema osteomuscular está compuesto por tejidos (Huesos, músculos, tendones, cartílagos, entre otros) que son capaces de soportar cargas, pero tienen un límite.

Este límite se puede ver afectado por varios factores:

La repetitividad. Repetir un gesto con una alta frecuencia o mantener una actitud postural por un período de tiempo (pueden ser hasta segundos) no permite a los tejidos reposarse y entonces cada vez se cansarán y tendrán menor capacidad para soportar las cargas.

La postura.
Una postura externa puede aumentar las cargas en los tejidos porque obliga a los músculos a generar mucha más fuerza.

La magnitud de la fuerza.
Es preferible para un tejido muscular, como cualquier otro material, tener que soportar cargas pequeñas.

Recuerde que cada parte del cuerpo tiene una función específica que cumplir y que está expuesta a daños según se le utilice.

¿Qué hacer para mejorar sus condiciones de trabajo?


Lo primero es conocer sus limitaciones propias (físicas y sensoriales) como ejemplo: daños osteomusculares agudos (por accidentes) o crónicos (Exponer un tejido a altos esfuerzos por mucho tiempo) en la columna, en miembros superiores o en miembros inferiores, visión o audición disminuida, entre otros.

Lo segundo es conocer las limitaciones de su puesto de trabajo: área total disponible, área de la superficie de trabajo, tipo de silla, equipos (cómo funcionan).

Ideas para su puesto de trabajo

Reorganice sus equipos de acuerdo a su orden de importancia de tal forma que los más utilizados queden dentro de la zona de alcance funcional de miembros superiores.

No llene el escritorio de papeles o documentos que no utiliza frecuentemente. Ubíquelos en un sitio diferente.

No llene el espacio bajo la superficie de trabajo de muchas cosas.

Realice cambios de actitud postural cada cierto periodo de tiempo.

Sírvase usted mismo (a) el tinto,

Realice pausas activas

Conozca mejor su silla

Realice mantenimiento a los equipos con que trabaja (Incluida la silla)

CONCLUSIONES


1. Conozca mejor su puesto de trabajo, de ello depende un buen uso de su cuerpo.

2. El conocer su puesto de trabajo es conocer los equipos y herramientas: Cómo funcionan, qué hacen, de qué están hechos, cómo puedo cambiar ciertas características (por ejemplo: Altura de una silla, de una pantalla)

3. Reorganizar los equipos y herramientas, teniendo prioridad para aquellos importantes dentro de la zona de alcance funcional de miembros superiores.

4. Los pies y los miembros inferiores también necesitan espacio. Recuerde despejar la zona bajo el escritorio.

5. Realice pausas activas, que no son otra cosa que cambios de actitud postural para que los tejidos o partes de éstos puedan reposar y prepararse para continuar con su trabajo.

 

 

 

 

Gestión Administrativa

Autogestión ARL SURA