¿ Qué es un rayo ?

El rayo es una descarga eléctrica que golpea la tierra, proveniente de la polarización que produce las moléculas de agua de una nube (arriba positivas y en la parte baja negativas), cuyas cargas negativas son atraídas por la carga positiva de la tierra, provocando un paso masivo de millones de electrones a esta última.

La velocidad de un rayo puede llegar a alcanzar hasta  los 140.000 Km. por segundo, y puede provocar una temperatura de 28.000 grados centígrados; un potencial eléctrico de más de 100 millones de voltios y una intensidad de 20.000 amperios. Además la tierra es permanentemente golpeada por aproximadamente 100 rayos cada segundo en 2.000 tormentas eléctricas simultáneamente.


Lugares de Riesgo

Para estar verdaderamente libres de la caída de  un rayo, tenemos que estar alejados más de 13 Kilómetros de donde este se produce, por cada 10 segundos contados entre el trueno y el rayo, debemos considerar que hay 3 Kilómetros entre nosotros y el origen del rayo.  Por lo difícil de predecir dónde va a caer el próximo rayo, debemos evitar los siguientes sitios:  árboles altos o solitarios, postes, estructuras y rejas metálicas, antenas, cabinas telefónicas,  estar en espacio abierto, vehículos abiertos como tractores, botes, instalaciones de líneas telefónicas y eléctricas, cañerías y plomería en general. La sobre tensión ocasionada  por los rayos puede dañarle sus equipos eléctricos.

Medidas de prevención

No mire el cielo.

Si se encuentra lo suficientemente cerca de la tormenta, diríjase a un lugar seguro.

Refúgiese dentro de un edificio, casa o centro comercial cerrado o un automóvil.

Mantenga las ventanas cerradas y evite los vehículos convertibles.

Las líneas telefónicas y las cañerías de metal pueden conducir electricidad.

Desenchufe todos los equipos y los aparatos eléctricos.

Evite usar el teléfono, computadores y los electrodomésticos.

Evite bañarse, ducharse o usar agua corriente para cualquier otro propósito.

Apague el aire acondicionado.

Cierre las cortinas y persianas de las ventanas, al igual que las ventanas del vehículo. Si cae un rayo cercano no toque las partes metálicas.

Si usted está a la intemperie, como en un bosque, como última alternativa busque los árboles más bajos, y si está navegando o nadando, diríjase inmediatamente a tierra firme y busque refugio.

No se acueste en el suelo.

Si anda al aire libre y no tiene adónde ir, dóblese hacia abajo juntando los pies y en lo posible deje que un solo pie toque el suelo, así quedará en una posición tan baja que el rayo podría buscar otra parte donde caer. La idea de tocar en lo menos posible el suelo más que lo indispensable hará que las posibilidades  de que el rayo pase por donde está parado, sean menores.

Gestión Administrativa

Autogestión ARL SURA