Fabiola María Betancur Gómez
Jefe de División Capacitación
SURATEP

 



06/01/2006

1LABONTE. Ronald. Estrategias para la Promoción de la Salud en la Comunidad. En: Organización Panamericana de la Salud. Promoción de la Salud. Una Ontología. P. 155

2 MATAMALA, S. Ricardo, MUÑOZ C, Jesus Antonio. Administración por políticas. Santa Fe de Bogotá: McGraw Hill, 1994, p.110

3HANSEN, Larry. Re-Braining Corporate Safety and Health. Revista profesional Safety, vol 40, No 10, Octubre, 1995

4BETANCUR, G .Fabiola Ma. Gestión del desempeño en seguridad basado en valores. XIX Congreso de Medicina del Trabajo y Salud Ocupacional y VI Congreso Latinoamericano de Salud Ocupacional. Cartagena, 1999

[1]5El Hoshin Kanri, es una folosofía gerencial que busca mediante un proceso participativo, establecer, desplegar y posteriormente autocontrolar las metas fundamentales de la organización y de su alta gerencia, al igual que garantizar los medios correspondientes y los recursos necesarios para asegurar que dichas metas se logren en todos los niveles de la organización. Tomado de: MATAMALA, S. Ricardo, MUÑOZ C, Jesus Antonio. Ibid

Introducción

Los cambios culturales que actualmente están atravesando las empresas en el campo de la seguridad, la calidad, la productividad y la competitividad, las han llevado a privilegiar los procesos de mejoramiento continuo, que, según la literatura, deben arrancar con el establecimiento de una política clara que refleje los principios y los valores que orientaran la toma de decisiones.

Sin embargo el este hecho, por sí mismo, no ha dado los resultados esperados por la organización. Antes por el contrario, la política se ha convertido en el principal promotor de actitudes y comportamientos negativos (beligerantes o indiferentes) frente a la salud, la seguridad y la calidad, debido a la incongruencia de las directivas entre lo que se escribe y dice frente a como se piensa y se actúa.

El presente artículo, por lo tanto, es una invitación a empresas, Administradoras de Riesgos Profesionales y Dirección Técnica de Riesgos Profesionales, a reflexionar sobre el significado y alcance que tiene el hacer promoción de una política de salud ocupacional, dentro del actual contexto de la legislación.

La circular 001 de 1998 de dicha Dirección, escribe lo siguiente: El empleador en compañía de la Administradora de Riesgos Profesionales a la cual se encuentre afiliado, deberá garantizar que todos sus trabajadores reciban mediante cualquier mecanismo de comunicación, ya sea escrito o audiovisual como mínimo la siguiente información: Política de salud ocupacional de la empresa en la cual trabaja el afiliado, firmada o presentada por el Gerente General, presidente de la empresa o por el representante legal€¦. Más adelante dice: El costo de dicho material será con cargo a los recursos de la Administradora de Riesgos Profesionales, teniendo en cuenta los principios de eficiencia establecidos en la ley 100 de 1993. El plazo establecido para la entrega de dicho material, en las condiciones establecidas, será el mismo que el definido para la carnetización de que trata el numeral uno(1) de esta circular.

La promoción de la política dentro de las empresas no es asunto de facilitarles los recursos para su divulgación o establecer plazos para cumplir con esta tarea. La promoción tiene que ver más con procesos, que con resultados; más con la convicción que con el acatamiento y más con objetivos a largo plazo que ha corto plazo.

POLÍTICA vs ACCIÓN

Según Ronald Labonte, una política es un consenso sobre las ideas que constituyen el fundamento de la acción1. Matamala y Muñoz2 definen la política como las pautas establecidas para respaldar los esfuerzos con el fin de lograr los objetivos propuestos y que guían la toma de decisiones. Se constituyen en los marcos generales dentro de los cuales se desarrolla la actividad diaria y futura.

Sin embargo en muchas empresas la política se ha quedado en el papel con las consignas de publíquese y cúmplase. Pero la política por sí misma no impulsa los procesos de salud y seguridad, tampoco el compromiso. Se requiere, retomando las palabras de Larry Hansen3 de la acción de la gerencia que logre vencer la inercia corporativa que inhibe la gestión del desempeño en todos los niveles.

Cuando la política y el compromiso escrito no van acompañados de la acción, en vez de estimular la motivación para el cambio lo que estimula es el cinismo.  Esto es normal que ocurra en sistemas de dirección vertical, que reaccionan ante los hechos porque no han generado el espacio necesario para la planificación. En estos contextos las políticas se establecen por imposición y por cumplir con una legislación. Es natural entonces, que las directivas actúen de manera incongruente con ellas.

Bajo sistemas autocráticos las políticas o principios que soportan la planeación de la empresa son sencillos de hacer pero difícil de mantener. Bajo sistemas democráticos dichas políticas o principios son difíciles de hacer pero fácil de mantener.

En este orden de ideas el mantenimiento de la salud y la seguridad no es una cuestión de normas o reglas que se establecen por decreto a partir de una política; tampoco es un efecto cosmético o decorativo de los valores que contiene una visión o misión empresarial. Las políticas de  salud y seguridad para que puedan guiar la acción, deben ser el producto de un consenso entre las personas de la empresa cualquiera sea su ubicación en la organización y de una acción clara frente al logro de las metas propuestas4 Pero el hecho de que dichas políticas sean producto de un consenso no significa que se puedan desconocer posteriormente. Por el contrario significa que deben cumplirse y no pueden negociarse.

En definitiva las políticas de la empresa, entre ellas las relativas a la salud y la seguridad de sus trabajadores, no se establece por una simple obligación, es el resultado de todo un proceso de planeación estratégica, que trasciende del compromiso a la acción.

Lo anterior significa que no basta tampoco con planear estratégicamente si la alta gerencia simplemente se compromete con las políticas, sin dejar claro el sentido de la acción. Centrarse en la acción y no en el compromiso es importante porque:

La primera es activa y el segundo pasivo. La primera define claramente un qué y un cómo y el segundo se queda en una buena intención.

Dentro de la filosofía Hosin - Kanri5 una política se entiende como un qué y un cómo (un fin y un medio), anotando que el cómo de un nivel debe ser el qué del siguiente (planeación estratégica en cascada). Sin embargo, cuando la empresa simplemente se compromete a firmar un papel, este despliegue no se da y las personas tendrán dificultades para bajar al terreno de lo práctico los principios de la política.

De acuerdo con las Normas Técnicas Colombianas OHSAS 18001, la política de seguridad y salud ocupacional debe:

- Ser apropiada a la escala y naturaleza de los riesgos ocupacionales
- Incluir un compromiso con la mejora continua
- Incluir un compromiso con el cumplimiento de la legislación aplicable
- Estar documentada, implementada y mantenida en el tiempo
- Ser comunicada a todo el personal
- Estar disponible a las partes interesadas
- Ser revisada periódicamente