Tomado de:
Vigilancia epidemiológica para la competitividad.
Sociedad Ecuatoriana de Seguridad,
Salud Ocupacional y Gestión Ambiental

 


La vigilancia epidemiológica ha sido una herramienta utilizada en la salud pública desde la década de los 50's. Tuvo su origen en los Estados Unidos, más específicamente en el Centro de Enfermedades Transmisibles del Servicio de Salud Pública (hoy denominado CDC, por sus siglas en inglés), y luego poco a poco su aplicación se expandió a toda América y a todos los tipos de enfermedades, no sólo a las transmisibles.

La vigilancia epidemiológica ha sido fundamental para un mayor conocimiento de los factores condicionantes de la salud de los trabajadores y, por ende, para el mejoramiento de las condiciones de trabajo, salud y bienestar de los trabajadores. Pero, a decir verdad, hasta ahora la vigilancia epidemiológica ha sido un asunto de "los de salud ocupacional", no de la gerencia ni de otras instancias que tradicionalmente se han considerado como fundamentales para alcanzar los objetivos de la empresa (producción, calidad, ventas), a pesar que desde siempre se ha aceptado que trabajadores sanos producen más y mejor.

El método que se sigue corrientemente para la vigilancia epidemiológica consiste en realizar un diagnóstico basado en los resultados del panorama de riesgos y en el análisis demográfico y de enfermedad de la población trabajadora de la empresa, con base en los cuales los técnicos de salud ocupacional proponen una serie de medidas de intervención sobre la fuente, el medio y las personas.

Pero ¿cómo puede establecerse la relación entre la vigilancia de los riesgos ocupacionales o profesionales y ese objetivo empresarial llamado competitividad?

Lo primero es tomar conciencia que "los de salud ocupacional" deben estar alineados con los objetivos de la. De su lado, los otros estamentos de la empresa deben caer en la cuenta que un ambiente de trabajo que promueva la salud es bueno para sus propios fines, pues como ya se dijo, trabajadores sanos son más productivos, tienen mayor compromiso con la empresa, están más pendientes de la calidad, aportan más ideas de mejoramiento, etc. En otras palabras, este sí es un verdadero gana‑gana.

Seguidamente, se expone en forma resumida los pasos a seguir para vincular la vigilancia epidemiológica de los riesgos profesionales a las variables de interés de la empresa. Esta metodología se basa en el ciclo de mejoramiento continuo (PHVA, planear, hacer, verificar y actuar), en un estrecho trabajo en equipo de todos los interesados y en el diseño y funcionamiento adecuado de un sistema de información:

€¢ Conocer la misión, visión, políticas, objetivos y metas de la empresa.

€¢ Realizar el diagnóstico de las condiciones de trabajo.

€¢ Realizar el diagnóstico de las condiciones de salud.

€¢ Analizar las variables demográficas de la población trabajadora.

€¢ Analizar el diagnóstico de las condiciones de trabajo y salud.

Bajo la óptica de la gente de producción, calidad, ventas y otras instancias que puedan ser valiosas. La participación de estas personas es de un in­menso valor. Priorizar los problemas (ries­gos de acuerdo con el impac­to real o potencial que ellos pueden ge­nerar en la productivi­dad, la cali­dad, la ren­tabilidad, la competiti­vidad, la sa­lud y el bienestar de los colaboradores y debe otras varia­bles que la empresa considere fundamen­tales (la imagen, por ejemplo).

Esta es una excelente oportu­nidad de trabajo en equipo. Preparar, costear y analizar la justificación de los proyectos de intervención de los riesgos prioritarios según las variables de interés y las posibilidades operativas y financieras de la empresa para su adopción. En cada proyecto deben incluirse los indicadores de evaluación respectivos.

Definir con la gerencia de la empresa y las instancias antes mencionadas los proyectos que se llevarán a cabo en un lapso determinado y las fechas para evaluar sus resultados. Esta es una buena oportunidad para dejar en claro las responsabilidades de cada uno de los participantes.

€¢ Ejecutar los proyectos definidos.

€¢ Realizar sesiones de evaluación de los proyectos, con la participación de los estamentos mencionados arriba.

€¢ Ajustar aquellos aspectos de los proyectos que lo ameriten según la evaluación realizada.

Así, la salud de los trabajado­res dejará de ser un asunto exclu­sivo de "los de salud ocupacional" y la produc­tividad, calidad, rentabilidad y competitividad dejarán de ser del excluyente resorte de los encargados de estos aspectos.

Así, la empresa competitiva será un asunto de todos.

Gestión Administrativa

Autogestión ARL SURA