Se acabaron las islas o espacios únicos para los fumadores. Ayuda profesional, es el recurso más efectivo al que deben acudir las empresas.

FUMAR Y BEBER, ACTOS ADICTIVOS QUE REQUIEREN DE AYUDA PROFESIONAL

Hace dos décadas fumar y beber era visto como un símbolo de estatus y glamur, hoy existen reglas de convivencia, normas y ayuda profesional que buscan desestimular el consumo y contribuir con la salud del país.

Aseguran expertos en sicología que, con la normatividad que prohíbe tener espacios para fumadores en cualquier lugar de Colombia, se ha dado un paso importante para desestimular el consumo de esta sustancia que es nociva para la salud, pero que si la medida no se acompaña con otro tipo de acciones, podría causar el efecto contrario bastante negativo: el aumento del consumo.

La explicación se centra en que mientras más se le prohíba a una persona un acto, más ganas le producen de trasgredir la norma. En el caso específico del cigarrillo por ejemplo, que se agrava porque la nicotina genera adicción, es la mente y el cuerpo los que le están pidiendo el consumo, lo mismo que sucede el caso de los amantes al alcohol.

Esta es una situación que merece especial atención por parte de las empresas, pues sus trabajadores, adictos 
 

al cigarrillo, suelen perder concentración por estar pensando en cómo saciar suansiedad, incluso arriesgándose a fumar en sitios encerrados como los baños o en áreas aisladas, con poca presencia de personal, en las que una chispa puede representar un grave riesgo de seguridad.

Por ello, la recomendación más sana para las empresas, ante la prohibición de tener áreas para fumadores, es sugerirles a sus trabajadores la posibilidad de recibir ayuda profesional, de esta manera se le da un apoyo integral al manejo de este hábito que, aparte de ser perjudicial para la salud del personal, representa un riesgo para la seguridad y la productividad de las empresas.

Lo mejor entonces es ser suave con el adicto, por ejemplo del cigarrillo o del alcohol, ofreciéndole ayuda profesional y duro con la adicción, acatando la norma de eliminar los espacios para los fumadores e implementando medidas propias de detección de estados de ebriedad, pues el hábito que se tolera, también se fomenta. 
 

La mejor forma de concientizar a un fumador o a un alcohólico de aceptar ayuda profesional para dejar el hábito es demostrarle con exámenes médicos como poco a poco se ha ido deteriorando su salud y las consecuencias que esto tiene para vivir con tranquilidad en el futuro.

Esta nota fue elaborada con la asesoría de Nubia Stella Arango,
sicóloga especialista en Salud Ocupacional.

INFORMACIÓN RELACIONADA

El cigarrillo y sus componentes
Consecuencias del consumo de alcohol
Trabajar puede ser una adicción

Gestión Administrativa

Autogestión ARL SURA