Ir un paso más allá le permitirá ser más preciso.
 

 
 

Encontrar las causas exactas que originan incidentes y accidentes laborales hace parte de la acertada visión empresarial de su compañía, que busca apostarle a la larga vida del negocio, garantizar la estabilidad de su personal y aportarle al desarrollo del país.

En la etapa de investigación, tenga presente que la clave se encuentra en recolectar la mayor cantidad de información, contando así con los suficientes elementos de análisis. Una forma de hacerlo ordenadamente es utilizando la técnica de las cuatro “Pes”:

Primera “P”: Posición

Es muy importante tener claridad de la posición exacta en la que se encontraba el trabajador involucrado en el suceso: de pie, sentado, de frente a la máquina, con la cara hacia un lado, agachado... El detalle perfecto le aportará elementos fundamentales.

Ejemplo: el operario está frente a su máquina, de repente alguien pasa por detrás y lo saluda, inmediatamente voltea la cabeza y se lesiona la mano por no tener la vista sobre lo que hace. Controlar este tipo de interrupciones será una de las acciones a adelantar.

Segunda “P”:

Partes Indague por los elementos que influyeron en el incidente o accidente.

Ejemplo 1: si es una máquina, cómo opera, las velocidades que maneja, los mecanismos de accionamiento, los dispositivos de seguridad que utiliza, las recomendaciones del fabricante expresas en los catálogos, entre otros.

Ejemplo 2: si es por una caída en una instalación locativa, el material del piso, el tipo de suciedades que presenta, el producto con el que se asea. Cada detalle, por más pequeño que parezca, le indicará una acción a seguir.

 

Tercera “P”:

Papeles Revise la documentación del proceso operativo, las normas de seguridad, los estándares de operación, los permisos de trabajo, entre otra documentación, teniendo la precaución de llegar hasta el punto de analizar si los mensajes documentados son lo suficientemente claros.

Ejemplo: la operaria leyó la instrucción que dice que hay que recogerse el cabello y se hizo una cola; posteriormente, al mover su cabeza, el largo de la cola se enredó con la máquina. La instrucción debió especificar el tipo de recogido que debía llevar el cabello. Recuerde que lo obvio en seguridad no existe.

Cuarta “P”:

Personas La mirada humana desde varios ángulos siempre encontrará un elemento o un concepto distinto que ayuda a armar correctamente el rompecabezas. Busque una completa versión de los hechos en las personas que observaron el evento. Adicionalmente, es muy útil comparar los hábitos de trabajo de la persona accidentada con los de otros compañeros que desempeñen la misma función. También consúlteles a otros empleados que hayan sufrido incidentes o accidentes similares por las medidas de seguridad que están aplicando y los resultados arrojados. Esta información le ayudará a mejorar el nivel de estandarización.

Seres humanos integrales

Tenga presente que es tan importante analizar el aspecto físico como el psicosocial. El ambiente de trabajo, la relación con los compañeros y la convivencia familiar suelen influir en los llamados “descuidos” que se pueden convertir en accidentes mayores.

Artículo desarrollado con el apoyo de Sandra Milena Londoño
Asesora en prevención ARL SURA