Éste es un cuestionamiento que todas las personas deben hacer frecuentemente...

...para detectar aquellas costumbres que afectan la propia salud y bienestar.

Existen muchas costumbres que son perjudiciales y sin embargo se vuelven parte de la vida de una persona, por ejemplo:

Comer en exceso comida “chatarra” (altas en grasas y en preservativos ).

Comer a deshoras.

Cepillarse los dientes pocas veces al día.

Ingerir licor y cigarrillos en exceso.

No hacer ningún tipo de deporte.

Trasnochar y no dormir lo suficiente.

Conducir en estado de embriaguez un vehículo.

No aplicar las medidas de seguridad en el trabajo.

Pasar corriendo las calles en lugar de utilizar el puente peatonal.

Ver televisión la mayor parte del tiempo libre.

No compartir actividades en familia.

Muchas de las costumbres que forman parte de nuestro estilo de vida interfieren negativamente en nuestro desempeño en el trabajo. Por ejemplo, consumir bebidas alcohólicas con frecuencia nos predispone más a los accidentes, disminuye el rendimiento y afecta las relaciones con jefes y compañeros.

Una acción repetida se vuelve un hábito, un hábito repetido se vuelve una costumbre y la práctica de una serie de costumbres se vuelve un estilo de vida.

 

No obstante, lo importante es que cada uno haga su propia lista y tome conciencia de cuáles son aquellos hábitos que más le afectan para luego asumir responsablemente el compromiso consigo mismo de empezar a cambiarlos.

Por esto es muy importante debemos identificar aquellas costumbres personales que afectan nuestra salud y el buen desempeño laboral.

En nuestras manos está el elegir un ESTILO DE VIDA
SALUDABLE.

PÓNGALE ATENCIÓN AL CONSUMO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS

 


El estilo de vida saludable es integral porque involucra la buena alimentación, la recreación, el sueño, el ejercicio físico, el alimento del espíritu, entre otros factores personales, familiares y sociales.

Con el consumo de alcohol se afecta la alimentación, el sueño, la disposición al ejercicio, la recreación, la seguridad y las relaciones familiares. 

En nuestro medio cualquier circunstancia es un motivo para ingerir alcohol: una tristeza, una alegría, una celebración o un duelo. Esto hace que el licor se vuelva parte de la vida diaria sin darnos cuenta y lo que es más preocupante, socialmente aceptado.

El alcohol es considero por los expertos como la segunda droga más dañina y más universalmente perjudicial del mundo occidental.

MUCHA ATENCIÓN
. Es responsabilidad de cada uno tomar conciencia de su consumo de licor y decidir la cantidad y la frecuencia con que se consume cualquier tipo de bebidas alcohólicas.

Cuide su salud y a su familia. Controle el consumo de licor.