El no pago de las cotizaciones a la ARL por parte del empleador le genera mora con el Sistema General de Riesgos Profesionales, lo cual implica para el empleador, la responsabilidad del pago y reconocimiento del costo de las prestaciones económicas y asistenciales que se deriven de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales que se presenten en un momento dado.

Es importante que dicha gestión permanezca al día para evitar situaciones desfavorables tanto para el empleador como para el empleado.