A continuación presentamos las normas, métodos y procedimientos seguros aplicables en la dirección y operación de almacenes, bodegas y depósitos. Esto con el fin de proteger al personal, equipos, elementos y materiales que se almacenan y manipulan.

                                               Algunos conceptos importantes

Almacén: Área donde se despachan  y reciben materiales. También son bodegas, patios de almacenamiento, zonas de cargue y descargue.

Apilar
: Colocar ordenadamente un objeto sobre otro.

Amarre
: Se utiliza para atar, mantener unidos o asegurar los materiales, especialmente aquellos que se pueden separar de las pilas o de los arrumes.

Elementos de amarre
: Cuerdas, bandas, cables, cadenas, entre otros.

Arrumar
: Distribuir la carga en grupos o montones organizados.

Bodega
: Lugar donde se guardan o almacenan ordenadamente los materiales.

Embalaje
: Empaque o cubierta que protege una mercancía o material.

Escalera
: Herramienta que se utiliza para ascender o descender de un lugar. No afiance la escalera fija sobre arrumes de materiales, utilice escaleras de tijera o andamios. Guárdelas en sitios diferentes a pasillos.

Manipular
: Mover, trasladar, transportar o empacar mercancías con las manos o con ayuda mecánica.

                                                        Clasificación de materiales

El primer paso es conocer y clasificar los materiales. Se clasifican bajo dos aspectos importantes:

Almacenamiento en patios o áreas descubiertas: Se ubican materiales que no sufran deterioro en su naturaleza misma y en su embalaje.

Almacenamiento bajo techo: Se deben almacenar los materiales que por su forma, volumen, valor, actividad de entrega y salida lo requiera.

                                                                  Almacenamiento

Analizados los aprovechamientos  de los espacios y de las áreas especiales  del almacenamiento se procede a la organización interna de la bodega, para lo cual se debe tener en cuenta:

Pasillos: Dejar un pasillo peatonal periférico de 70 cm, entre los materiales almacenados y los muros del almacén, lo que facilita realizar inspecciones, prevención de incendios y defensa del muro contra los derrumbes.
Los pasillos interiores longitudinales y transversales deben tener dimensiones apropiadas al tipo de manipulación y al equipo a utilizar en esta maniobra.

Demarcación
: Pintar una franja de 10 cm con pintura amarilla en los pasillos, las zonas de almacenamiento y la ubicación de los equipos de control de incendios y primeros auxilios.

Señalización
: Colocar carteles y/o avisos en los sitios de ubicación de los equipos de control de incendios y de primeros auxilios, salidas de emergencia, sitios y elementos que presenten riesgos como columnas, áreas de almacenamiento de materiales peligrosos y otros.


                                                    Técnicas de almacenamiento

En estantería: Calcular la capacidad y resistencia de la estantería para sostener los materiales por almacenar, teniendo en cuenta que la altura más apropiada la determina la capacidad portante del piso, la altura disponible al techo, la capacidad del alcance del equipo de manipulación y la altura media de la carga en los entrepaños. Los materiales más pesados, voluminosos y tóxicos, se deben almacenar en la parte baja.

No se deben almacenar materiales que por sus dimensiones sobresalgan de las estanterías, y en caso de que esto ocurra (lo cual se debe evitar) se debe señalizar convenientemente.

En apilamiento ordenado: Se debe tener  en cuenta la resistencia, estabilidad y facilidad de manipulación del embalaje.


Se debe cubrir y proteger el material cuando éste lo requiera.


                           Almacenamiento y manipulación de productos especiales

Productos envasados en tambores y canecas: Se deben separar en lotes por productos, dejando espacio suficiente entre lotes que permitan un control y manipulación segura.

Los tambores o canecas  se pueden almacenar horizontal o verticalmente, teniendo en cuenta el producto envasado  y la capacidad de soporte de los tambores de la base.

Se deben realizar inspecciones periódicas para detectar las fugas que pueden presentar, riesgos de incendio, explosión y contaminación.

Se debe construir un sistema de recolección de residuos independiente al resto de las cañerías.